Creencias limitantes sobre la riqueza….Esto se tiene que cambiar…

Después de las elecciones en Estados Unidos y la victoria de Donald Trump es preciso hacer un esfuerzo por entender que es lo que ha pasado, y como es posible que una persona así haya llegado a la Casa Blanca.

En Europa es innegable que la noticia de esta victoria ha conmocionado a la sociedad y a las instituciones políticas. Se han oído gran cantidad de críticas, la mayoría con razón sobre este personaje populista, políticamente muy incorrecto, ostentoso, vanidoso y egocéntrico…

Habría mucho que decir de Trump, pero quiero focalizar mi análisis en un aspecto que me parece curioso: el presidente de los Estados Unidos es rico y hace ostentación de ello (incluso ha rechazado cobrar su sueldo de presidente de Estados Unidos, nada menos que 400.000$ al año). Además, está casado con una señora alejada de la imagen de la americana tradicional, famosa por su ensalada de patata. Lejos de eso es una modelo espectacular que habla seis idiomas.

trump-familyEste aspecto me llama poderosamente la atención, porque pienso que esa condición “Ostentosamente  RICO” sería un gran “factor limitante” si se hubiera presentado a las elecciones de los Estados Unidos de Europa, y no digo nada si se hubiera presentado a las elecciones en España.

Está claro que en nuestra cultura haber triunfado, haber conseguido el éxito es algo por lo que un hombre (o mujer) debe pedir perdón, baste recordar los tuits insidiosos hacia Amancio Ortega, fundador y máximo accionista de Inditex (un hombre que paga 1.000 millones de Euros en Impuestos al año, da trabajo a más de 100.000 personas y dona anualmente 20 millones de Euros a Cáritas). El éxito y la riqueza es algo que en la mentalidad de nuestro país está íntimamente ligado a la deshonestidad, la falta de ética y la idea de que “lo que a uno le sobra a otro le falta” (sin olvidarnos de aquello de que “antes pasará un camello por el ojo de una aguja que un rico entre en el Reino de los Ciegos).

camelloLa mala convivencia con la prosperidad es un factor limitante del profesional español.

Efectivamente, en mi opinión, nunca llegaremos a alcanzar todo nuestro potencial como país, como potencia industrial y económica, sino aprendemos a convivir mejor con la abundancia y la generación de riqueza. Creo que la nueva era que vivimos, regida por el nuevo paradigma de la globalización económica y social, exige una nueva mentalidad y una ruptura total con la manera de pensar auto-limitante  que tenemos insertada en nuestro ADN desde siempre.

Es preciso erradicar las asociaciones automáticas insertas en nuestra mente donde equiparamos:

  • Riqueza = Deshonestidad
  • Abundancia = A costa de otros más débiles
  • Acumulación = Egoísmo
  • Éxito = Rechazo social = Los demás no me van a querer porque soy distinto.
  • Ambición = un trepa

Efectivamente, si no dejamos atrás esa mentalidad “de pobre” en esta economía global estaremos abocados a repartir la miseria. No somos conscientes de que para vivir en una sociedad del bienestar para todos es preciso generar una riqueza y una prosperidad que pueda ser repartida. Si no generamos prosperidad, sólo podremos repartir migajas.

Valoremos y ensalcemos al que hace bien las cosas, al que trabaja duro, al que se esfuerza, al que está motivado por conseguir una vida mejor, al que desee un mayor bienestar para los suyos. Como empresarios busquemos que aquellos que colaboren con nosotros puedan también conseguir sus objetivos (Si somos generosos y justos en los salarios, ellos lo serán en su esfuerzo y motivación). Por tanto,  dejemos a tras los males endémicos españoles: la envidia y la pereza (que nos lleva siempre a buscar un atajo) y busquemos una cultura de la abundancia.

Aquí os dejo algunas reflexiones de Jürgen Klaric que me parece muy interesantes y que comparto al 100%… espero vuestros comentarios….