Trabajando por la tercera revolución industrial

Puede que haya personas que piensen que este mundo tan tecnológico y tan avanzado va a estar lleno de magnificas oportunidades de mejora en nuestros niveles de vida. Yo no soy uno de esos.

Es más, viendo hacia adonde caminan los seres humanos, paso tras paso y día tras día, creo que vamos hacia un lugar cada vez más parecido a un redil o una majada. Es decir, que, desde mi punto de vista, el hombre ideal del futuro se deberá parecer lo más posible a ese animalito tan útil y tan productivo como es la oveja.

Ovejas cayendo por un precipicio
Ovejas cayendo por un precipicio

Como dice la canción “….Tengo, tengo…tu no tienes nada. Tengo tres ovejas en una cabaña: una me da leche, otra me da lana y otra mantequilla para toda la semana..“. De el trabajo intelectual se encargarán unos pocos y el resto de las personas tendrán que competir con los robots a la hora de prestar bienes y servicios. Competición en la que será difícil sobrepasar las capacidades de aquel que ofrece un servicio 7×24 a cambio de un poquito de energía.

Existe esperanza

Estaba en esos pensamientos tan catastrofistas sobre el futuro de la humanidad, hasta que llegó a mi un video de una conferencia de Jeremy Rifkin. Esta conferencia tenía en interesante título de: La Tercera Revolución Industrial.

Esta conferencia ha cambiado radicalmente mi perspectiva y me ha aportado una visión llena de motivación y esperanza en el futuro. Un futuro que se construirá entre todos, o no existirá, y que si lo llevamos a cabo supondrá una nueva vía de felicidad, sostenibilidad y empleo. Es un futuro disruptivo y P2P… Una gran oportunidad.

Sin hacer un spoiler sobre esta conferencia os invito a verla con detenimiento y, si queréis, que dejéis vuestros comentarios. (Está en inglés y se incluye subtítulos en español)

La cuarta revolución industrial que está por venir…. En definitiva, un paradigma distinto con el que habrá que lidiar.