El turismo, una potente fuente de empleo en España.

El pasado mes de abril se presentó el estudio elaborado por Exceltur sobre El Empleo en el Sector Turístico Español. Este estudio comienza con una frase que supone, en si misma, toda una declaración de intenciones: “El turismo es uno de los principales sectores de la economía española (contribuye con 119.011 millones de euros, el 11,2% del PIB, y genera 2,5 millones de empleos, el 13,3% del total nacional) y, sin embargo, una parte creciente de la sociedad españolas no lo valora suficientemente”.

Al parecer, según este estudio, al empleo que se desarrolla en el sector turístico no se le da la importancia que merece desde una perspectiva económica y social. Según Exceltur, existen una serie de percepciones generalizadas que minusvaloran la aportación del sector al conjunto de la actividad económica y al empleo en España.

Causas y efectos que determinan una percepción negativa del empleo en el sector turístico.

En este estudio, se avanzan varios motivos que influyen en esa percepción no excesivamente justa hacia el empleo en el sector turístico. Estas causas, y los efectos que producen son:

  • Causa 1: La temporalidad derivada de la estacionalidad de la demanda de servicios turísticos. Sirva como ejemplo que la demanda hotelera es 3,2 veces superior en agosto que en enero.
  • Efecto en la percepción del empleo: Contratos temporales, jornadas parciales, ausencia de planes continuos de formación y mayor complejidad en la gestión laboral. En definitiva, un empleo poco estable y volátil.

 

  • Causa 2: La heterogeneidad de las actividades turísticas (restauración , transporte, alojamiento, alquiler de vehículos, distribución y ocio) y el desigual reparto del empleo entre ellas. La restauración ocupa a 1,2 millones de personas (el 45,8% del empleo en el sector).
  • Efecto en la percepción del empleo: unas condiciones laborales muy diferentes, según se trabaje en una actividad u otra dentro del sector turístico.

  • Causa 3: Es un sector intensivo en mano de obra y con una gran cantidad de empleados de base. Un 83,8% de los trabajadores son empleados de base.
  • Efecto en la percepción del empleo: puestos de trabajo con un bajo nivel de cualificación, salarios bajos y poca especialización.
  • Causa 4: Predominio de la microempresa. El 92,2% de las empresas turísticas tienen menos de 10 trabajadores. La media española se sitúa en el 90%.
  • Efecto en la percepción del empleo: es un tipo de trabajo que se desarrolla en empresas muy pequeñas, con poca capitalización, y con pocas perspectivas de mejora en cuanto a sus condiciones laborales e inversiones en el capital humano.

A partir de las causas y efectos descritos anteriormente, podría decirse que es lógica la existencia de una percepción de que el sector turístico genera un empleo precario, en comparación con otros sectores de actividad con un empleo más estable y robusto.

Fortalezas del sector turístico como empleador.

Sin embargo, existen otra serie de datos que han puesto de relieve la importancia del sector turístico como motor de la actividad económica y como dinamizador de una economía prácticamente K.O. tras la reciente crisis económica. Es de justicia destacar que el turismo ha sido un sector económico que se ha mantenido y ha crecido en épocas en las que otros sectores han sufrido un gran deterioro. El estudio de Exceltur aporta datos que así lo demuestran:

  • En España trabajan en actividades vinculadas al sector turístico 2,5 millones de personas de los 18,3 millones de ocupados lo que representa el 13,3% del empleo nacional.
  • De cada 100 empleos directos generados por las actividades que están en contacto con el turista, se crean 69 en otras de carácter indirecto en otros sectores de actividad. El “efecto arrastre” de la actividad turística se estima en un 41,4% de empleo adicional (indirecto).
  • El turismo ha sido el mayor generador de empleo en épocas de crisis. Desde 2009 a 2016, el empleo en las actividades turísticas se ha elevado un 13,4%, mientras que en otras actividades ha disminuido en un 6,2%.

 

  • Las perspectivas del sector siguen siendo de elevado crecimiento. Según la WTTC (The World Travel & Tourism Council) el turismo en España se acertará a los 3 millones de empleos y alcanzará el 15,3% del total de empleo en España.
  • La actividad turística genera un gran impacto en el empleo de colectivos con dificultades de inserción social y laboral. En el colectivo de mujeres mayores de 45 años el turismo genera un 30,9% más de empleo que en otros sectores, y en jóvenes de 16 a 34 años esa diferencia es del 60%. La brecha salarial, entre los salarios de hombres y mujeres, en el caso del sector turístico, es inferior al de otros sectores de actividad.

  • Con respecto a los salarios, conviene decir que para los empleados de base, éstos son parejos con empleos similares en la UE, aunque para los empleos de gerencia (de más cualificación) el nivel salarial es inferior.

Conclusiones

A partir del estudio de Exceltur sobre el empleo en el sector turístico, se percibe con claridad que el empleo en el sector turístico es de gran importancia desde una perspectiva cuantitativa y cualitativa.

Cuantitativamente, el volumen de trabajadores y el porcentaje de su contribución al PIB hacen del turismo una de las fuentes de riqueza más importantes de España. También cabe destacar la tendencia positiva en el crecimiento de sus cifras, lo que permite atisbar un brillante futuro.

Desde una perspectiva cualitativa, son muchas las familias y muchas las zonas de España cuyas principales fuentes de ingresos son consecuencia de las actividades turísticas. Y que de no ser por este tipo de empleos tendrían mucho más mermadas sus posibilidades económicas y su capacidad de integración social. Eso sirve para vertebrar una sociedad donde determinados colectivos, y determinadas zonas de nuestro territorio, más frágiles tienen una vía de desarrollo y de prosperidad.

Por otro lado, no todo son buenas noticias. Se observa una importante precariedad en el empleo, derivada de la estacionalidad de la demanda turística y de la dificultad de generar la estabilidad suficiente para “profesionalizar” más las actividades que en el sector se llevan a cabo. Esta cuestión, supone un reto importante a la hora de lograr un crecimiento más sano y robusto del empleo en el sector.

Además, se pone de relieve la necesidad de un marco laboral más flexible que permita la contratación a tiempo parcial, y que haga compatible las actividades turísticas con otras de carácter formativo o asistencial (cuidado de niños o de mayores). En este ámbito legal, se precisa de una mejor regulación de la externalización de los servicios para que puedan entrar en el ámbito de la negociación colectiva.

Finalmente, también se consideran muy útiles las actividades de promoción no ligadas a una demanda de temporada. Por ejemplo, turismo cultural, gastronómico, religioso, deportivo y de naturaleza. Todas ellas, contribuirán a una demanda más estable de los servicios turísticos y, por tanto, a una mayor profesionalización y capacitación en el empleo turístico.