¿Seremos alguna vez innovadores?

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

Recientemente me he topado con una estadística que me ha puesto los pelos de punta. Esta se refiere a las solicitudes de patentes por cada millón de habitantes, fiel indicador del grado de innovación de una economía frente a otras. A continuación os dejo la imagen que obtuve del periódico 20 minutos:

Me ha llamado especialmente la atención que el líder de este pelotón de innovadores fuera Suiza. Sin embargo, si lo piensas bien, estos señores suizos saben que el chollo financiero derivado del secreto bancario se les está acabando y deben reposicionar la economía en sectores de alto valor añadido.  Nosotros, España, ocupa una muy triste posición: la número 27 (detrás incluso de Puerto Rico y Chipre).

Intentando buscar una explicación a todo esto, me dá la sensación de que hemos interiorizado hasta extremos muy perniciosos la idea que expresó Unamuno: “que inventen ellos”.

Tal vez haya gente que no se de cuenta de la gravedad de lo que aquí se describe. Desde mi punto de vista, esta posición lleva a nuestro país a la insignificancia en una sociedad como la actual que muchos llaman Sociedad del Conocimiento.

Lleva a que países que no cuentan con recursos naturales ni de capital como los nuestros sean mucho más influyentes en la toma de decisiones importantes en el mundo.

Nos lleva a que el valor añadido de la producción industrial no se quede en nuestro país y se vaya a otros sitios. Como bien dice Andrés Oppenheimer, (ver conferencia youtube) en el mundo hay los que se quedan con el 8-15% de lo que producen (los fabricantes físicos del producto) y los que se quedan con el 92 al 85% de la facturación que son los que manejan los intangibles de esa producción.

En definitiva, y por no ser demasiado prolijo, estos datos nos llevan a una economía dependiente tecnológicamente de otros y caracterizada por una competitividad establecida sobre la base de salarios bajos (es decir, compitiendo con el áfrica subsahariana y las economías asiáticas menos desarrolladas).

También esta estadística hace de nuestro país un país de servicios. Donde el Turismo y la Sanidad son, y serán, las Industrias clave  (tal vez tenga razón un amigo mío que dice que nosotros debemos ser la Florida de Europa y atraer a todos los ancianitos de la Unión Europea a que se gasten su pensión en nuestro país), pero hasta para eso hay que innovar.

Conclusión, creo que esta estadística debe llevarnos a reflexionar hacia dónde queremos ir como país y sobre qué queremos ser de mayores, pero está claro que en esto de la innovación y el desarrollo, de momento, vamos de cráneo.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest