¿El pueblo español es un pueblo estúpido?

Puede que el título de este post pueda ser demasiado provocativo, pero a veces pienso que la respuesta a esta pregunta no es otra que un rotundo SI.

Partamos de la base de que estoy muy orgulloso de ser español por mil motivos: nuestra cultura, nuestro idioma, nuestras historia, nuestra manera de vivir, nuestros valores tradicionales, etc. Sin embargo, de un tiempo a está parte creo que hemos perdido el sentido común y nos estamos degradando como sociedad. Nos hemos convertido en un pueblo que va por el mundo como pollo sin cabeza. Sin rumbo, sin objetivos, sin sueños, sin ideales, un país para la auto-satisfacción, la buena vida, y ya. Todo a corto plazo y si puede ser inmediato, mejor.

Si echamos la vista atrás en España, vemos que desde el comienzo de nuestra etapa democrática la sociedad se ha ido degradando en su nivel de auto exigencia, civismo y valores sociales. Aquí cada uno va a lo suyo sin tener en ningún momento conciencia de lo colectivo. Aquí sólo se habla de España como proyecto y como sociedad cuando las cosas tiene que ver con el fútbol y la selección española …. El resto del tiempo, estamos con nuestras cuestiones identitarias y demás pensamientos disgregadores. No hay proyecto común. No hay conciencia social…. Es más, hablar de proyecto de país suena franquista…. Mientras, otros en Europa, América y Asia si tienen objetivos como sociedad. Nosotros NO.

La educación, o mejor dicho, la falta de educación en valores comunes como la gran culpable de un comportamiento insensato e irresponsable.

Ya van unos cuantos lustros sin un pacto educativo que forme a los españoles en la idea de que hay un proyecto común de todos nosotros que se llama España. Priman siempre en la escuela la formación en valores que nos alejan de una visión global del mundo y nos proyectan sobre realidades pequeñas, locales, identitarias, disgregadoras y egoístas. Lo mío, lo de mi pueblo, …y poco más.

La infantilización de la sociedad, que en los últimos años se ha venido desarrollando, da lugar a adultos (o por lo menos en edad) que se comportan como niños que huyen de las responsabilidades, de los retos complejos y de los proyectos de amplia visión. Hedonistas, corto-placistas y miopes se enfrentan a una realidad compleja y cambiante como la actual.

De ahí, que el españolito medio busca constantemente que alguien le salve de esta dura realidad. Por eso se desarrollan los populismos, porque la gente, como las gallinas cuando las van a dar de comer, se amontonan cuando viene algún salva-patrias con sus regalitos. Y digo regalitos, porque ocultan el precio que hay que pagar por esas cosas que supuestamente esta sociedad atontada piensa que son gratis.

Lo estamos viendo con el coronavirus. Hemos estado más de 40 días recluidos en casa, se nos da bien obedecer, y en cuanto nos han dejado…¡¡¡Hala!!! A corretear por los parques sin medidas de protección, y sin ningún sentido de la responsabilidad cívica.

No entiendo este país es así de obtuso y la gente es tan imbécil. Creo que con esta materia prima poco se puede hacer. NO TENEMOS REMEDIO.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*