La ingeniería de marketing: una orientación profesional y formativa del marketing.

En alguno de mis post anteriores, me hacía eco de una investigación desarrollada por la empresa de Investigación de Mercados DOXA, en la que mi buen amigo Guillermo Bosovscky había realizado una investigación para conocer que pensaba la gente del marketing. Su objetivo era corroborar, de una manera científica, esa impresión que tenemos todos los que nos dedicamos al marketing de que nuestra profesión es percibida por la gente como una actividad importante en las empresas, pero no excesivamente bien vista.

En ese estudio, se ponía de relieve una paradoja interesante: el marketing es una actividad de gran importancia en la empresa, pero carente de prestigio, ya que se vincula con dos ideas no muy decorosas:

  • El profesional de marketing crea necesidades en la gente para luego vender sus productos.
  • El profesional de marketing es capaz de hacer cualquier cosa por vender (incluso mentir).

De ahí que el que se dedica al marketing debe saber que la percepción de la gente es que se dedica a una profesión poco honesta o con estándares de moralidad «relajados». En definitiva, alguien debe hacer el «trabajo sucio» de vender la ingente cantidad de productos y servicios que se comercializan todos los días, y nos ha tocado pagar el pato.

No obstante, la digitalización del marketing y de la actividad de la empresa en general, proporciona una nueva oportunidad hacia un nuevo tipo de profesional de marketing. Un profesional donde la obsesión por la imagen y la comunicación de paso a la obsesión por los datos, su gestión y su análisis. Sólo a través de esa mejor comprensión de la realidad se podrán lograr campañas efectivas y satisfactorias para el cliente y para la empresa.

Ingeniería de marketing

He de reconocer que me gusta el concepto de INGENIERÍA DE MARKETING. Pienso que puede ser un concepto profesional interesante: el rigor técnico de la matemática, y demás ciencias técnicas, orientado hacia el conocimiento y gestión del cliente y la empresa. Todo ello, en un mundo VUCA con elevado nivel tecnológico.

Se trata de poner a disposición de la filosofía de marketing orientada hacia la sostenibilidad global de la empresa en todos sus aspectos (financiero, social, cultural, ecológico, humano, etc.) el conjunto de herramientas técnicas con toda su potencia. Se trata, en definitiva, de dotar al profesional del marketing del futuro de una gran capacidad analítica, un gran poder de comprensión de situaciones cambiantes y un gran poder de construcción de soluciones sólidas para cada cliente.

A continuación, os dejo con mi amigo mejicano Nestor Santos que nos comenta esta figura del ingeniero de marketing.