El que aguanta: gana

Creo que al primero que oí decir esto fue a nuestro insigne escritor y Premio Nobel de literatura, Camilo José Cela. Es más, según me he informado después, formaba parte de la divisa de su marquesado de Iría Flavia. Es, por tanto, una sentencia que parece que dirigió la vida de un insigne personaje de nuestra historia y nuestra cultura.

Una frase que creo que está llena de sabiduría y que viene de perlas para los tiempos en los que vivimos…..tiempos que no son mucho más recios que otros que se han vivido a lo largo de la historia.

Aguantar es un verbo que me gusta porque creo que cultiva muchas buenas virtudes del ser humano como: la paciencia, el control, la mesura, la templanza… Es un verbo que nos eleva.

¿ Por qué debemos aguantar?

Dicen que el hombre está diseñado para la lucha y que no hay nada peor para él que el aburrimiento y la autosatisfacción. Que cuando las personas han conseguido una situación de prosperidad y de paz prolongadas en el tiempo empiezan a aparecer en ellas unas terribles ganas de suicidarse y de tirar por la borda todo lo conseguido.

Parece que en España nos ha tocado vivir ese momento. Ya llevamos más de 80 años de paz y 50 de democracia, y eso se le está empezando a atragantar a algunos. Por ello, éstos se están empeñando en crear conflicto donde no lo hay, y abrir antiguas heridas ya superadas. Todo ello, para imponer de manera totalitaria una agenda destinada a romper nuestra democracia y procurar la perpetuación en el poder de los que ahora lo detentan.

Y ante eso, ¿Qué debemos hacer? Creo que hay que aplicar el principio citado anteriormente, porque ante las provocaciones y las derivas totalitarias solo podemos confiar en la solidez de nuestras instituciones. Principalmente aquellas más atacadas en la actualidad: el Poder Judicial y la Monarquía.

Por ese motivo, prietas las filas y solidez en los planteamientos, porque si aguantamos, nuestra democracia sobrevivirá y los principios consagrados en la Constitución seguirán vigentes para beneficio de todos.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*