¿La inteligencia en una empresa es lo mismo que “Business Intelligence”(BI)?

En 1997, cuando leí mi Tesis Doctoral “Marketing Directo en España: situación y perspectivas”, el marketing directo era la disciplina más próxima al marketing de bases de datos. En ese tiempo (previo al boom de internet) ya se vislumbraba la importancia de la segmentación  y la necesidad de un marketing “one to one” (tal como nos contó Marta Rogers). De ahí, progresivamente los avances informáticos nos llevaron al CRM, al datawarehouse y al data mining. Posteriormente todas estas metodologías y herramientas se “paquetizaron” bajo la denominación de Business Intelligence.

Este término sirvió, y sirve, para denominar al conjunto de herramientas analíticas que trabajan con los datos y convierten éstos en información para la toma de decisiones. También este concepto delimitó una industria muy importante de herramientas de software para la administración y análisis de datos. Empresas como IBM, SAS, SAP y Qlick son las empresas dominantes  (Ver)…..Hasta aquí todo en orden y perfectamente claro. (Esto es importante para mí que necesito tener cada cosa en su “cajón conceptual”).

Deinteligencia este modo, me encontraba felizmente subsumido en este mercado del Business Intelligence cuando un amigo, buen profesional del ámbito de la inteligencia orientada a la seguridad nacional, me dijo: “eso que la gente llama Business Intelligence no tienen nada que ver con la inteligencia. Lo que ellos hace es sumarizar datos”. Rápidamente reaccioné como si su comentario fuera un ataque a los principios básicos de mi conocimiento y le dije: “no tienes ni idea“…. Él me dijo que el que no sabía nada de inteligencia era yo. Que las empresas que venden software de Business Intelligence habían escogido esa denominación de “inteligencia” por que es un término que vende. La inteligencia es mucho más.

Tras mi airada respuesta inicial ante su comentario,  su seguridad sobre lo que decía, me hizo dudar. …..¿ Y si tiene razón ?…pensé. Y me puse a estudiar cómo se entiende la inteligencia como disciplina, tomando como referencia a aquellos que utilizaban el término inteligencia antes de que apareciera la industria del Business Intelligence.

Me encontré multitud de definiciones, la mayoría de ellas vinculadas a la seguridad nacional y a la salvaguarda de los valores, intereses y activos de una nación. De todas las que leí, la que me pareció más simple y más útil, fue la que definía inteligencia como: “el manejo superior de la información estratégica. Aquella disciplina en la que puedes conseguir la superioridad estratégica a partir de una superioridad informativa.” 

Profundizando un poquito más en el tema, leí que la inteligencia tienen 3 dimensiones (ver):

  • Dimensión producto: la inteligencia se manifiesta en la creación de piezas de información (generalmente informes de inteligencia) que debe ser “consumidos” en un momento concreto del tiempo por parte del “cliente de inteligencia”(generalmente los presidentes de gobierno o máximos dirigentes de organizaciones). Si no se utiliza pierde valor. La inteligencia genera productos perecederos.
  • Dimensión proceso: la inteligencia es una manera especial de trabajar con la información. Está formada por un conjunto de metodologías entre las que destaca el llamado “ciclo de inteligencia”.
  • Dimensión organización: son estructuras formadas por personas, tecnologías y metodologías que crean inteligencia para dar soporte a las decisiones estratégicas y tácticas de unos clientes concretos . Ejemplo de ello son los conocidos como “Servicios de Inteligencia”.

Pues a tenor de lo que se va viendo la disciplina de inteligencia, sobre todo si la aplicamos a la empresa, y el BI son cosas distintas. Mi amigo tenía razón.

Sin embargo, la disciplina de inteligencia clásica, empleada en el territorio de la salvaguarda de los intereses nacionales, ofrece a las empresas una serie de utilidades que me parece interesante destacar:

  • Las empresas desarrollan su actividad en un entorno hostil y competitivo, como lo hacen los gobiernos y los estados en la defensas de sus intereses. De ahí que, por analogía, a lo mejor la disciplina de inteligencia es útil para las empresas igual que lo es para los Estados.
  • La información y su manejo correcto en la empresa puede aportar superioridad estratégica frente a otros. Aquí no hay nada nuevo ya que es un clásico aquello de: “El saber es poder”.
  • Que la información sin acción no tiene sentido. La inteligencia debe ser “consumida” para acciones más eficaces.
  • Que la inteligencia puede ayudar a anticipar y gestionar riesgos internos (fuga de información y talento, etc.) y externos de la empresa (ataques reputacionales, gestión de la ventaja competitiva, benchmarking,etc.) .
  • Que la inteligencia permite la gestión del DAFO (debilidades, fortalezas, amenazas y oportunidades) y que el BI se orienta más al procesamiento eficiente de los datos internos.
  • Que la inteligencia analiza los datos, los interpreta y valora. Es decir que la inteligencia es información “destilada” para que el cliente de inteligencia tome mejores decisiones.
  • Que un departamento de Inteligencia Corporativa (por usar un término que la diferencie del Business Intelligence) y uno de BI son complementarios.
  • Que en un mundo globalizado la inteligencia orientada a la gestión de la información estratégica es una necesidad.
  • Que gracias al desarrollo de las tecnologías de la información el manejo superior de la información estratégica es más barato y accesible. Ya es posible una cierta democratización de la disciplina de inteligencia.

Incrementar nuestro conocimiento sobre la disciplina de inteligencia y su aplicación estratégica en la empresa nos ayudará a gestionar mejor los riesgos y a evitar sorpresas. Por ejemplo, la que supuso para REPSOL la expropiación de YPF tras el descubrimiento de los yacimientos petrolíferos de Vaca Muerta contraviniendo toda la legislación internacional. O todas aquellas que minan el valor de los intangibles de nuestras empresas (prestigio, reputación, seguridad, talento, innovación etc.).

Ahora que hemos visto que la disciplina de inteligencia aplicada a la empresa y el BI son cosas distintas…. ¿Como denominamos a esa aplicación de la inteligencia a la empresa? Ha habido propuestas que no terminan de cuajar: Inteligencia Empresarial (IE- ¿cómo traducimos esto sin generar confusión?), Inteligencia Competitiva (IC), Inteligencia tecnológica (IT),….. Yo propondría la denominación: Inteligencia Corporativa (IC) en inglés Corporate Intelligence….. Este es el nombre que le he puesto al cajón donde meto las cosas que se refieren al uso de la disciplina de inteligencia en la empresa….. pero que cada uno ordene su habitación como quiera.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*