Digital Business

Estaba leyendo en la revista de antiguos alumnos de ESIC (yo nunca he sido antiguo alumno, pero me la dieron en el interesante evento que organizan de Hoy es Marketing) los distintos artículos que se incluyen bajo una única temática: Digital Business. En esta publicación se ve un montón de buenos speakers que imparten cursos sobre como debemos transformar nuestras empresas para adaptarla a esta nueva realidad.

esicEn este sentido, se habla de un mundo on line y off line como universos distintos y de que la actividad empresarial debe transformarse radicalmente. La empresa del Siglo XXI tiene que ser una empresa digital…

Debe ser que como uno ya ha pasado por varias burbujas toma estas cuestiones con cierta cautela.  Sobre todo porque sabemos que detrás de la transformación digital hay una industria interesada en vender su mercancía: Los que ofertan formación, los que ofertan software, los que ofertan consultoría….. etc. Todos quieren suscitar la necesidad, para luego ofertar la solución.

No niego la existencia de un cambio radical en la actividad económica derivado de la transformación digital. Lo que niego es que haya pasado el suficiente tiempo para que exista un conocimiento cierto y sólido que pueda ser transmitido. Además, esta transformación digital no ha hecho más que empezar, todo esta en continua transformación. Es una transformación que no para, ni parará. Lo que funcionó ayer puede que hoy no funcione.

En este contexto hipercambiante considero que siempre ha habido gente temeraria que aconseja a determinados incautos sobre lo que hay que hacer, pero creo que esos supuestos expertos son personas un poco más aventajadas (o enteradas) pero poco más. Además, piensa siempre que las cosas que ellos dicen se hacen con tu dinero.

Con este comentario no me quiero meter con nadie, lo único que quisiera es incorporar un filtro de prudencia ante los supuestos expertos. La situación actual ha surgido con tal rapidez y calado que no considerar que Todos somos aprendices en esta vorágine es una temeridad. Una perspectiva regida por la humildad y la prudencia creo es lo que se debe imponer…. (sé que eso vende poco, pero debemos ser honestos).

Por ese motivo, yo sólo me atrevería a recomendar un camino: define tus objetivos, crea tus métricas (KPIś), actúa, mide y saca tus propias conclusiones. En esa tarea hay gente que te puede ayudar,  pero desde una perspectiva más humilde, ya que “todos estamos experimentando”.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*